DÉJALOS PELEAR

No te asustes con el título de esta entrada, pues la explicación de porqué debemos dejar que nuestros perros “peleen” tiene más sentido de lo que parece.

Cuando tenemos más de un perro en casa puede ocurrir que se gruñan o peleen entre ellos por algún recurso, como por ejemplo galletas, juguetes o incluso tu amor. Cuando esto pase debes hacerte a un lado y dejar que ellos solos resuelvan sus problemas, pues esos gruñidos que nos preocupan y alteran tanto son la manera que tienen ellos para comunicarse y resolver un pleito, y cuando tu les gritas o intentas evitar la pelea lo que realmente estas haciendo es evitando que se resuelva una “discusión”, la cual seguramente no iba a pasar a mayores, unos cuantos gruñidos hasta que alguno de los perros agache la cabeza y el otro se quede con el recurso y listo. Cuando no pueden resolver sus cosas lo que queda es un sentimiento negativo entre ellos, lo que puede ocasionar un problema mayor en el futuro.

Imagina que estas teniendo una discusión con tu hermano sobre un juguete. Tu insistes en que es tuyo y él insiste en que es de él. Empiezan a discutir y cuando ya estaban resolviendo el problem llega tu mamá alterada a regañarlos y a separarlos. Cuando vuelven a ver el juguete días después recuerdan la discusión y la retoman, esta vez más fuerte, pues no pudieron llegar a ningún acuerdo la última vez. Vuelve tu mamá a separarlos regañándolos por pelear y ese resentimiento hacia tu hermano es cada vez más fuerte y aún no han podido resolver de quien es el juguete porque tu mamá no les ha dado ese espacio para discutirlo.

Si tu mamá se hubiera apartado y hubiera permitido que ustedes resolvieran el pleito probablemente ya hubieran definido que tal vez el juguete es de tu hermano, pero que lo puedes usar cuando se lo pidas, o hubieran definido que el juguete era tuyo y que el de tu hermano estaba guardado en otra parte. En fin, hubieran podido resolver el conflicto en el momento sin necesidad de crear más y más sentimientos negativos y resentimientos innecesarios.

Claramente hay un límite en estas situaciones. Si ves que los gruñidos se convierten en una pelea que no se detiene es mejor intervenir (con mucho cuidado para no salir tú lastimado) antes de que se lastimen entre ellos, aunque por lo general los perros no pelean hasta el punto de quedar gravemente heridos, pues ellos mismos conocen sus limites y cuando uno de los dos se dé cuenta de que está perdiendo la pelea o que el otro le esta cogiendo ventaja se retirará.

La misma situación ocurre en el parque u otro lugar público con perros desconocidos, solo que en ese caso es mejor tener precaución, pues los perros no se conocen y tu tampoco sabes como es el temperamento del perro ajeno, así que es mejor evitar peleas cuando de perros desconocidos se trata.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: