SON LAS FOTOS, PERO TAMBIÉN LOS MADRUGONES

Es que tomarles fotos y hablar de ellos es muy rico. Contarle a todo el mundo que tienes un nuevo perro y que todos quieran conocerlo es lo máximo. Llegar a la casa y no estar sólo, sino contar con la compañía de este peludo es deli.
Pero, con todas estas cosas que disfrutamos vienen otras tantas cosas no tan buenas que nos toca asumir, porque ya este nuevo perro tan lindo, al que quieres tomarle mil fotos y mostrarselo a todo el mundo, este perro del que no paras de hablar, depende completamente de ti.

No se vale dormir hasta la hora que quieras si no lo has alimentado. No se vale no sacarlo a hacer sus necesidades aunque la madrugada esté fría y estés en tu cama calientico. No se vale gritarle o pegarle cuando tú tuviste un mal día en el trabajo. Tampoco se vale que lo ignores cuando tienes malgenio.

Tener un perro son las fotos, pero también los madrugones. Son las historias, pero también la paciencia al entrenarlo. Es la compañía, pero también la atención que se merece. Tener un perro es amor puro y responsabilidad absoluta. Tener un perro es entregarse a él, porque ya es un miembro de la familia.

Tú decidiste que tu perro hiciera parte de tu vida, así que ámalo, respétalo, cuídalo y aprende a apreciarlo, porque fue una decisión que nadie te obligó a tomar, y cuando la tomaste, también decidiste que con todo lo rico para disfrutar, también hay cosas que toca hacer, así no sean tan ricas, pero uno se da cuenta que hasta esas te hacen feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: