NO TODO ES COLOR DE ROSA

Amo a mis perros con todo mi corazón y se que ellos son una parte gigantesca de mi vida, pero aun así tengo mis momentos de rabia y desesperación, porque no todo con ellos es color de rosa.

He llegado a llorar de la impotencia que me da cuando después de intentar corregir una mala conducta mil veces ellos la siguen haciendo.  He tenido ganas hasta de matarlos (obvio no) cuando no me hacen caso, y a veces literalmente no tengo idea de que más hacer para lograr que me obedezcan.

He leído mucho y he aprendido mil cosas sobre el comportamiento de los perros, pero a veces nada parece funcionar con ellos, y cuando por fin creo que los tengo controlados ¡sorpresa! otro desastre.

Creo que se necesita muchísimo amor y paciencia para educar un perro, respetándolo y sin hacerle ningún daño, porque se trata de educar con amor y no a través del miedo (aunque parezca el método más fácil).

Educar un perro, y no hablo de las fotos y los trucos, no es fácil e incluso parece imposible a veces, porque los perros son, según mi perspectiva, como los niños que a veces parecen no entender que están haciendo algo mal o saben, pero no les importa, aun cuando les han dicho mil veces que no se debe.

A pesar de todo sigo aprendiendo, no por ellos, sino para ellos, porque yo tomé la decisión de llevarlos a mi casa con todas las responsabilidades que esto trae, y debo cumplirlas con el amor y la paciencia que esto exige, aunque no todo sea color de rosa.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: